La historia completa de tu vida

marzo 6th, 2012

Una historia completa sobre ti. De eso trata uno de los capítulos de la miniserie británica ‘Black Mirror’, que llama la atención, a través de tres historias, sobre la deshumanización y la falta de capacidad crítica que sufre una sociedad dominada por la tecnología. Su creador, Charlie Brooker, advierte con esta original serie sobre las posibles consecuencias de un uso inadecuado de esta.

El que nos cuenta la historia entera de nuestras vidas no es más que un microchip implantado detrás de la oreja y conectado con la retina que graba todas y cada una de las imágenes que pasan por nuestros ojos. Escenas que pueden verse de nuevo con un mando que maneja cada uno. ¿Futurista?. Quizás no tanto.

Hasta hace bien poco, uno guardaba unas cuantas fotos, cartas y un par de cintas grabadas. Lo demás había que dejárselo a la memoria, muy dada a maquillar los recuerdos, y a la imaginación, siempre dispuesta a darle ese color que a veces nos falta.  Ahora tenemos un espacio de bits infinitos donde acumular nuestras vivencias, trabajos y relaciones personales. Myspace, blogs, twitter o facebook. Cada vez es mayor la huella digital que vamos creando a nuestro paso. Se van dejando marcas de lo que somos y hacemos, en ese intento de perpetuidad que siempre acompaña al ser humano. La creación de la SenseCam en 1999, fue un paso más allá. Aunque en un principió se pensó para su uso como ‘caja negra’ en caso de accidente personal, ahora es un dispositivo capaz de hacer 3 fotos cada minuto que responde a cambios en nuestro cuerpo, como un giro de cabeza o un aumento de la temperatura corporal. Imágenes que se pueden revivir indefinidamente  con sólo descargarlas en el ordenador. Lo que somos y lo que vemos sin hueco para la mentira, la exageración o la imaginación.

Los avances tecnológicos han sido a lo largo de toda la historia el vehículo para responder a nuestras necesidades y deseos. La forma de vida ha ido cambiando al ritmo del desarrollo de nuevas tecnologías y probablemente hoy más que nunca, cuando éste avanza a un ritmo imparable, esto se refleja en cambios en la sociedad vertiginosos.

El lifelogging nació con el espíritu de captar cómo es nuestra vida desde un punto de vista más objetivo: el de la imagen y el sonido. Excepto casos como el de Gordon Bell, que dentro de una investigación de Microsoft acumuló durante años toda su vida en formato digital, aún no puede considerarse que la sociedad actual esté inmersa en el lifelogging, pero sin duda nos vamos acercando a algo parecido.

Más allá del aspecto inquietante de la cámara cotilla, la Sensecam nos trae una historia bonita: numerosas investigaciones que utilizan este artilugio como vehículo para tratar a pacientes con pérdida de memoria, ya sea por accidentes de tráfico o Alzheimer. Pero también para la superación de traumas o fobias. Observar cómo somos, lo que vemos y lo que hacemos, puede ser una buena manera de cambiar hábitos de vida poco saludables, corregir comportamientos inadecuados, acabar con situaciones que nos producen estrés o ansiedad.

Pero la controversia aparece cuando se habla de su uso en personas sanas. Y aquí es donde surge el debate y la reflexión. Algunos lo han experimentado en sus propias carnes, como Scott Carlson, que se dio cuenta de que su comportamiento cambiaba por el mero hecho de saber que iba a tener pruebas grabadas de su forma de actuar. Sus relaciones con los demás, cómo interactuaban las personas de su entorno con él al saber que grababa todo… en poco tiempo se dio cuenta de que su vida había dado un giro. Mientras, en su disco duro, los momentos felices se amontonaban junto a aquellos más desagradables. Finalmente se alegró de librarse de la cámara e incluso eliminó las vivencias que no le gustaron. Los instantes de felicidad aún sigue guardándolos en algún rincón de su ordenador, incapaz de borrarlos.

Porque un aspecto de estas nuevas tecnologías que cada vez usamos más es que, cuando se trata de uso personal, van asociadas siempre a cosas positivas. La gente no suele poner en facebook esa foto vergonzosa en la que sale mal ni escribe en su muro que le han dejado por otro. Queremos que se muestre nuestra mejor cara, la del triunfo y el éxito. Y es aquí donde hay que remarcar el carácter egocéntrico del uso de estas tecnologías, que enlaza con la deshumanización que señala Brooker en Blackmirror. ¿Es bueno estar tan pendientes de nosotros mismos?.

Es muy posible que en el futuro cada imagen que pasa por nuestra retina se descargue al momento en nuestros ordenadores. Y podamos recrearnos en lo que hicimos en cada instante, lo que dijimos y aquello que nos podíamos haber evitado decir. Las relaciones personales, eso sí, no serán como las conocemos hasta ahora. Pero no hay por qué asustarse. Al igual que es la sociedad la que demanda estas nuevas tecnologías, es también la gente la que decidirá si quiere o no estos cambios o cómo los integrará en su vida.

Eso sí, como ocurre en ‘La historia completa sobre ti’, rebobinar hasta un momento concreto del pasado, puede cambiar radicalmente el futuro.

El trastorno de ‘no se puede hacer nada’

febrero 29th, 2012

Sin un día te despiertas sintiéndote algo incómodo, con poco optimismo con respecto al futuro. Si tus síntomas se parecen a la resignación o el abatimiento … es muy probable que estés padeciendo el trastorno de ‘no puedo hacer nada’ , una ‘enfermedad’ muy común que se caracteriza por creer que no existe solución para los problemas ajenos.

Este trastorno inventado es la original manera que ha tenido la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) de dar a conocer su trabajo en su Día Mundial y conseguir además ayuda económica para los afectados. La idea: señalar una serie de comportamientos sociales muy frecuentes que sí tienen cura (indiferencia, pesimismo o egoísmo) como forma de llamar la atención sobre las enfermedades raras, la mayoría aún sin tratamiento.

Para que una enfermedad pase a engrosar la lista de enfermedades raras sólo tiene que cumplir un requisito: que la padezcan menos de 5 personas por cada 10.000 habitantes. Pero no por ello son afecciones distintas a las más conocidas por todos. Producen el mismo dolor, idéntico miedo y el mismo deseo de cura que cualquier dolencia común.

Muchas veces se cree que estos síndromes raros los padece muy poca gente, pero si se engloban las más de 7000 enfermedades raras que calcula la OMS que existen en el mundo, la cifra de personas que sufren alguna de estas dolencias alcanza el 7% de la población mundial. Se calcula que en España, más de 3 millones de personas padecen enfermedades poco frecuentes. Es decir, que no es tan raro tener una enfermedad rara.

No todas tienen la misma gravedad. Algunas permiten a quienes la sufren llevar una vida más o menos normal, en otros casos se produce muerte prematura o se arrastra un gran sufrimiento a lo largo de toda la vida. Pero todas comparten un estigma común: desconocimiento por parte de la sociedad, poco apoyo institucional, escasa investigación básica, difícil acceso a los medicamentos en el caso de que se desarrollen y lleguen a comercializarse. Problemas a los que por ejemplo y por fortuna, un enfermo de diabetes no tiene que prestar tanta atención pero sí alguien que padezca cualquiera de los trastornos que pueden encontrarse en la lista de las enfermedades raras de FEDER.

Las empresas farmacéuticas no están muy por la labor de comercializar medicamentos que no les van a producir ningún beneficio económico (medicamentos huérfanos), de manera que los estados han de incentivar su producción y negociar la compra y el acceso a estas medicinas tan necesarias para muchas personas.

Aunque todo esto nos pueda parecer lejano, cualquier persona puede padecer una patología poco frecuente en cualquier momento de su vida o tener cerca a alguien que la padezca. Así que si tienes la mala suerte de haber contraído la enfermedad de ‘mientras que a mí no me toque’, no te preocupes, porque la FEDER ha desarrollado una vacuna para curarte: por 10 euros no sólo estarás vacunado para posibles recaídas, sino que además estarás contribuyendo a que las enfermedades raras puedan sobrellevarse un poquito mejor y en un futuro puedan seguir denominándose raras, sí, pero con cura.

La bebida tranquila

febrero 22nd, 2012

Isabel Molina

 

Por muchas penalidades que sufriera Ulises, no había día en que no bebiera vino (lo que quizás hizo su Odisea más llevadera). Los continuos sacrificios ofrecidos a los dioses iban siempre unidos a esta bebida cuya historia, según algunos, es sencillamente la historia del mundo.

 

Desde las civilizaciones más antiguas hasta hoy, es el líquido que ha llenado copas de todos los rincones del mundo y en todos los momentos de la historia. Un caldo que inspiró (y en ocasiones llevó a la perdición, junto a otras sustancias, claro) a poetas como Baudelaire y a escritores como Faulkner o Capote. La bebida que quizás más se relaciona con el arte y la cultura.

 

Y precisamente porque abarca tantos matices y tantas historias, porque huye de la concreción, no es fácil hablar de él. Pero cuando escuchamos a María Isabel Mijares, enóloga de la Academia Española de Gastronomía, el vino se convierte de pronto en algo sencillo cuyo objetivo único es el de proporcionarnos placer.

 

Momentos de intimidad compartida o tranquila soledad. Instantes en los que encontramos a los amigos en una copa de vino, como le ocurría a Cortázar. Una bebida que probablemente se diferencia de otras en su ritmo sosegado, en que rara vez se toma entre el tumulto. Es la bebida tranquila. Aunque no sencilla.

 

Se pueden contar hasta 1000 compuestos naturales en el vino, algunos aún sin identificar. Unos proceden de la vid y otros se producen durante la fermentación, y esta gran cantidad de componentes son los que hacen que no haya dos vinos iguales, que cada región produzca uvas distintas, que cada tierra le de un aroma y un color diferentes a sus vides.

 

Pero como casi todo lo que produce placer, el vino también tiene su lado oscuro. A pesar de que la ciencia parece estar de acuerdo en que pequeñas dosis pueden resultar beneficiosas para el corazón, el exceso de alcohol se relaciona con el riesgo de padecer cáncer de boca o de intestino entre otros. Alcohol…vale, pero poco.

 

Son tiempos de vino. Cada vez se produce, se habla y se escribe más sobre él. Y como todo lo que está de moda, también tiene sus distintas tendencias. A grandes rasgos, una es la que aboga por el control absoluto de todo el proceso, la que defiende la química del vino y los tratamientos físicos que no hacen sino mejorar su calidad y ofrecer al consumidor un producto más seguro y mejor. La otra tendencia es la del vino ecológico, que pretende recuperar la manera de fabricarlo de antaño, en la que la relación entre el ser humano y el viñedo es estrecha, donde las máquinas o los fertilizantes no tienen cabida. Sin química.

 

Y es aquí cuando Mijares enfatiza su defensa de esta palabra mal usada muchas veces y que arrastra según ella una mala fama inmerecida asociada siempre a lo artificial y perjudicial. “Desde que nos levantamos, todo es química en nuestra vida”.

 

Aunque no todos seamos capaces como Baudelaire de “partir a lomos del vino a un cielo divino y mágico”, lo cierto es que el vino inspira y hace disfrutar. Y si tenemos dudas a la hora de elegir el mejor, María Isabel Mijares nos lo aclara: “¿el mejor vino?. El que más placer nos produzca”.

 

 

*Entrevista completa a María Isabel Mijares en el programa ‘Todo es química nº6′

 

 

En busca de la vacuna universal contra la gripe

febrero 17th, 2012

Supongo que a James Phipps le daban miedo las agujas, como a casi todos los niños.

Y lo que es seguro es que no sospechaba que, tras el breve pinchazo recibido en 1796, pasaría a la historia como la primera persona vacunada contra la viruela. Afortunadamente con éxito.

Edward Jenner, médico rural, había observado que las mujeres dedicadas a ordeñar vacas no parecían contraer el temido virus de la viruela, aunque eso sí, enfermaban de una variante mucho más benigna de la enfermedad, la viruela vacuna. Su curiosidad científica le llevó a probar su teoría con un niño de tan sólo 8 años: tomó una muestra de viruela vacuna de una granjera enferma y se la inoculó al pequeño James. Éste, evidentemente, contrajo la enfermedad. Pero una vez recuperado, Jenner le inoculó el virus de la viruela humana, letal. Sorprendentemente, todos vieron que James no enfermaba.

Aunque inocular la enfermedad en individuos sanos era un práctica relativamente común, el experimento de Jenner supuso un giro de vital importancia en el desarrollo de vacunas, ya que dio con la clave para evitar la altísima mortalidad: era más efectivo no introducir un virus intacto, sino alguna variante modificada que tuviera rasgos comunes con la enfermedad contra la que se quería luchar.

Desde entonces la investigación en el desarrollo de vacunas no ha cesado. En el camino se han conseguido mantener a raya a enfermedades como el sarampión, la rubeola, la poliomelitis o el tétanos. La lista es grande, pero afortunadamente sigue aumentando.

Hace unos meses conocíamos el trabajo del laboratorio del doctor Mariano Esteban y su equipo, del Centro Nacional de Biotecnología, que llevan más de 10 años intentando desarrollar una vacuna eficaz contra el VIH.  El resultado parece muy prometedor y el estudio ya se encuentra en fase clínica II.

El por qué resulta tan difícil encontrar vacunas realmente eficaces para algunas enfermedades no es una cuestión fácil de responder. En algunos casos nuestro sistema inmunológico no es capaz de procesar la información contenida en un virus completo y no puede desarrollar una estrategia de lucha eficaz. Por esto desde hace tiempo se buscan vacunas que contengan partes del virus que se quiere combatir, de forma que nuestro sistema inmune responda mejor y además se evite la posibilidad de contraer una enfermedad grave que previamente no se tenía.

Nunca hay que subestimar a un virus, porque sus estrategias para sobrevivir no se quedan atrás con respecto a las nuestras. Es lo que ocurre con el virus de la gripe, una enfermedad que según la Organización Mundial de la Salud provoca la muerte de entre medio millón y un millón de personas al año. Una cifra que desde luego, llama la atención. En este caso, la alta variabilidad del virus hace que cada año haya que modificar las vacunas existentes y que incluso a veces nos encontremos con variantes del virus difíciles de detener.

Imagen de microscopía electrónica del virus de la gripe Por ello, también bajo la dirección de Mariano Esteban, se investiga para conseguir una vacuna universal de la gripe, que en un futuro permita vacunarse una única vez. La clave reside en encontrar algunos péptidos (proteínas pequeñas) que no varían entre las distintas cepas y contra los que iría dirigida la vacuna. Nos lo cuentan ellos mismos en el programa Salud Biotec nº2.

Los virus se silencian sí, pero no desaparecen sin más. En un momento en el que la vacunación de niños está descendiendo de forma preocupante, deberíamos acordarnos de que vacunarnos no es sólo una opción personal, sino que existe también una responsabilidad social, porque no hacerlo puede dar lugar al resurgimiento de enfermedades que creíamos cosa del pasado. De ese pasado no tan lejano en el que un tal James Phipps, nos regaló sin saberlo (no sabemos si a cambio de algo) un pequeño gesto tan grande, que cambió la medicina para siempre.

*Más información: http://www.nature.com/nm/journal/v18/n2/full/nm.2612.html
Imagen: http://www.flickr.com/photos/sanofi-pasteur/

El blog de Radiosíntesis

febrero 14th, 2012

Desde el instante en el que ‘encendemos’ la radio y nos conectamos a Radiosíntesis, las voces de sus locutores e invitados nos acercan a diario las noticias más interesantes de la ciencia y la tecnología y nos presentan a los auténticos protagonistas de la ciencia y la cultura científica.

Pero desde hoy, y desde un segundo plano radiofónico, inauguramos el blog oficial de Radiosíntesis. Una plataforma escrita con la que apoyar la labor diaria de la e-radio, pero también un espacio participativo que intentará establecer una relación cercana con los oyentes.

Un blog marca un tiempo diferente. Permite alejarse momentáneamente de la inmediatez de la noticia para poder detenerse un rato a leer y pensar sobre lo que se nos cuenta. Por ello la opinión, la reflexión y la cultura estarán muy presentes en este rincón.

Siempre abiertos a que las personas que mejor cuentan la ciencia que hacen o que conocen nos propongan una mirada distinta para entender lo que nos rodea, este blog contará con escritores invitados que nos cuenten distintos aspectos de la ciencia que muchas veces nos son algo ajenos o desconocidos.

Esperamos que los oyentes de Radiosíntesis se conviertan también en lectores y protagonistas de este blog, para que entre todos podamos ir moldeando este nuevo espacio recién creado.

Bienvenidos al blog de Radiosíntesis.